28 jul. 2011

El diagnóstico del "diagnóstico" de Orozco: Mefisto num 2


El segundo número de la revista Mefisto, iniciativa de profesores de la UACM por apostar a una publicación universitaria (si, universitaria, hecha por necesidad e interés desde los pasillos que es decir como desde la zafra), se dedica a diagnósticar el "diagnóstico" presentado por la rectora Orozco:

Ante las propuestas de ley emanadas de la ALDF, que violentaban la autonomía universitaria de la UACM pretendiendo modificar su forma de autogobierno, la Dra. Esther Orozco, que ostenta el puesto de rectora de la institución, mostró no estar a la altura del cargo al no realizar declaración alguna en tiempo y forma.

Posteriormente, cuando las circunstancias la obliga­ron a firmar como presidenta del Consejo Universita­rio una tardía respuesta a las iniciativas de la ALDF; la rectora, utilizando los recursos de la UACM, co­menzó una campaña de desprestigio contra su pro­pia institución. A través de desplegados y entrevistas a los medios masivos de comunicación, pintó ante la opinión pública un panorama de una situación infame e insostenible en la universidad, que culminó al des-cribirla como un fraude académico.

Ante el enojo que suscitaron sus declaraciones entre un amplio sector de la comunidad universitaria, Oro­zco comenzó a justificarlas mencionando que tenía pruebas científicas de lo dicho. Como es de suponer, se le pidió que las mostrara; por lo cual, tarde y a regaña-dientes, presentó un documento denominado diagnóstico, con el cual ha pretendido justificar cientí­ficamente sus declaraciones.

Como miembros de la comunidad y otorgándole el beneficio de la duda, en Mefisto decidimos dedicarle un número especial de nuestra gaceta al diagnóstico del diagnóstico.

Debemos mencionar que a pesar de sus características interdiciplinarias, todos los artículos coinciden en que el diagnóstico no se sostiene, ni metodológicamente, ni en contenido. Particularmente, la Dra. Orozco ha mostrado, no sólo una profunda ignorancia del fun­cionamiento de nuestra universidad, sino también un desconocimiento total de la estadística elemental, cosa inaceptable en quien presume de ser una científica de alto rango. (de la presentación)


Aquí sólo una probada del índice y los contenidos.

Regresión lineal y certificación, Fausto Cervantes Ortiz, Academia de Matemáticas

Fausto analiza “absurdo que supone proyectar linealmente” la historia académica de los estudiantes. Clave es el contraste que hace de casos reales de historiales académicos proporcionados por estudiantes con “los puramente hipotéticos de Orozco”.

"Examinando historiales académicos de alumnos acti­vos que generosamente nos facilitaron y autorizaron su uso para esta investigación, podemos demostrar que lo que los “expertos” diagnostican carece de toda base real"

Diagnóstico del diagnóstico: los índices, Daniel Maisner Bush, Academia de Matemáticas

“En los discursos políticos, es común el uso de argu­mentos falaces para sustentar ideas y proyectos in­sostenibles. El documento Orozco es un magnífico ejemplo. En este escrito la autora utiliza sistemáti­camente la falacia de apelar a la autoridad, en una variante muy recurrida en los últimos tiempos: lo que dice es científicamente correcto, bajo dos argumentos igualmente tramposos:

1. Su documento es científico porque ella presume ser científica.

2. Atribuir la autoría del documento a “expertos” (pero, ignoramos por qué, anónimos)”


“En el documento Orozco se introdujeron varios ín­dices que pretenden medir el aprovechamiento aca­démico de un estudiante y a partir de ahí proyectar la situación de la universidad en los próximos años.

En este artículo escribiremos por qué la definición y el uso de dichos índices carecen de todo sostén y son de nula seriedad científica. En consecuencia, nos parece incorrecto cualquier uso de sus conclusiones como justificación, tanto de las decisiones para el fu­turo de nuestra universidad, como de las afirmaciones groseras que se han vertido en contra de los estudi­antes y profesores de la UACM en los medios masivos de comunicación por la Dra. Orozco (quien debería ser orgullosa representante de la UACM y no su de­tractora pública), mucho menos con argumentos tan poco serios. El uso de ellos no es un acto de valentía (como ella lo llama), sino de desvergüenza”

La universidad de tránsito (o por qué el “diagnóstico” de Esther Orozco de la UACM no tiene significado educativo), Emiliano Urteaga Urías, Academia de Cultura Científico-Humanística

Aquí extiendo y hago un poco más coherente lo que ya había publicado en este blog sobre la ausencia total de argumentación y significación empírica del “diagnóstico” de Orozco.

“Esta tomadura de pelo, en la que se pretende hacer pasar por diagnóstico algo que no lo es, debe ser se­ñalada como tal, porque pretender criticarla, analizarla o hasta mejorarla es fingir que es lo que no es. Fin­gir de esa manera es socavar todo principio de enten­dimiento y diálogo de antemano.

Nuestro derecho y obligación es trabajar en conjunto para mejorar, en todos los ámbitos, la universidad, sin olvidar que a quien le pertenece verdaderamente es a las próximas generaciones

¿Titularse o no titularse? ¡Ésa no es la cuestión!, John Hazard, Academia de Inglés

En contraste (y complemento) de los dos primeros trabajos de análisis matemático, John presenta diversos testimonios cualitativos de la concepción y experiencia de los estudiantes con la titulación (o la eficiencia terminal). Como el siguiente:
Carmen Gaytán: Hemos aprendido demasiado. El problema aquí es que todos aprendemos pero nadie certifica. Mis conocidos de otras universidades, aunque se titulen, no tienen conocimientos comparables con los nuestros. Ellos se titulan, se casan, trabajan, pero no hay más. No tienen noción de trabajar para mejorar la sociedad.

"En el primer año del cuatrienio de la rectora Esther Orozco, hemos visto la obsesión con la titulación ele-vada a un arte. Cientos de estudiantes que entraron en el periodo de crecimiento exponencial de la matrícula (alrededor de 2005) tenían de cuatro a seis años en la universidad y estaban en fila para titularse. Por eso el número de estudiantes titulados se ha disparado. Muchos se han aprovechado ahora de un programa de becas/apuestas. El dinero viene del Instituto de Cien­cia y Tecnología del D.F., donde Orozco era titular an­tes de llegar a la UACM y sigue ejerciendo influencia. La rectora ha llegado al extremo de decir al Consejo Universitario que no sabe cómo pedir recursos de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal porque “no hay resultados”. Parece que el único resultado válido imaginable para ella es la titulación. El testimonio de todos los estudiantes citados es una refutación de esa forma de pensar"




5 #UniversidadSinTraza: El diagnóstico del "diagnóstico" de Orozco: Mefisto num 2 El segundo número de la revista Mefisto , iniciativa de profesores de la UACM por apostar a una publicación universitaria (si, universitari...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tú voz y/o tú link

< >